A la hora de elegir un artefacto para calentar el hogar, normalmente eliges entre un convector o calefactor. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas, y, por supuesto, su elección está limitada de acuerdo a tus necesidades. Por ello, conocer las diferencias entre convector y calefactor te permitirá distinguir uno de otro, y elegir sabiamente cómo caldear tus ambientes, algo tan necesario para las épocas de bajas temperaturas.

Te aseguramos que al terminar de leer este artículo sabrás con certeza la información que necesitas de cada uno.

Primero lo primero: ¿qué es un calefactor?

Para poder aclararte las diferencias entre convector y calefactor, es conveniente definir de qué se trata cada uno.

En este caso, el calefactor eléctrico es un artefacto que, como su nombre lo indica, funciona a partir de una fuente de energía eléctrica. Suelen ser pequeños, y funcionan con un ventilador, que expulsa aire caliente para que rápidamente alcance toda la extensión del lugar a ambientar.

En otras palabras, los calefactores son máquinas colaboran en equilibrar la pérdida de calor entre un ambiente, logrando calentar las superficies en poco tiempo.

Los calefactores eléctricos producen el calor de forma inmediata y es una manera bastante sencilla y económica.

Ventajas de usar un calefactor de aire

Estos equipos resultan sumamente económicos y fáciles de usar. La mayoría de los calefactores eléctricos son portátiles, por lo que los puedes trasladar de un lugar a otro. Lógicamente, no requieren de ningún tipo de instalación, siendo la opción más sencilla si quieres calentar tu hogar.

Son sumamente potentes y realmente eficientes, pues toda la energía que consumen la transforman en calor. Son más recomendables para quienes necesiten calentar solo habitaciones, pues no funcionan como calefacción central. Además, son realmente muy fáciles de usar: solo tienes que apretar un botón y regular la intensidad de calor.

Ahora… ¿en qué consiste un convector?

Un convector es también un artefacto eléctrico pero que funciona de manera diferente al de un calefactor eléctrico. En este caso, los convectores producen calor a partir de calentar el aire en unas resistencias que funcionan también con energía eléctrica.

El aire caliente es expulsado en forma de “chorro” y se regula a partir de un termostato, por lo que cada usuario puede controlar que tanto calor quiere o necesita.

Su instalación debe ser fija, pues van apostados en una pared u otro espacio físico. Algunos funcionan con un turbo-ventilador para que al aire caliente circule mucho más rápido.

Ventajas del convector

Una de sus principales ventajas es su bajo consumo. Además, son relativamente baratos, y muy fáciles de conseguir en cualquier casa de electrodomésticos o productos para el hogar. Sobre todo para aquellos que están equipados con turbo-ventilador, es muy fácil calentar los ambientes.

Por otra parte, al igual que los calefactores eléctricos, no emiten gases de ningún tipo, por lo que son artefactos realmente seguros, con los cuales no será necesario tener ninguna ventana abierta, ni nada por el estilo.

La única desventaja que se puede nombrar, es que la gran mayoría requiere una instalación, que si bien puede ser mínima, no permite trasladar el convector de una habitación a otra.

Diferencias entre convector y calefactor

Ahora que ya sabes de qué se trata un calefactor eléctrico y un convector del mismo tipo, vale la pena mencionar las diferencias entre ellos. Principalmente, para que puedas hacer una elección inteligente sobre qué prefieres y/o necesitas:

La principal diferencia radica en la forma de producción del calor. Un calefactor eficiente tiene un ventilador incorporado, que se activa al momento en que el usuario lo enciende. Permiten regular la intensidad del flujo del aire y el nivel de calor que quieren propagar.

Por otra parte, como te señalamos más adelante, los convectores eléctricos calientan el aire del exterior, a partir de unas resistencias eléctricas que se encuentran en su interior.

Otra de sus diferencias, es el consumo energético. Si bien a nivel general, un convector o calefactor son equipos relativamente económicos, el calefactor consumirá mucha más energía. Al trabajar de manera distinta, el gasto energético del convector es menor, aunque, vale aclarar que un calefactor eléctrico calienta una habitación más rápido.

Por otra parte, el nivel de ruido que provoca cada uno es también una de las diferencias entre convector y calefactor. Al trabajar con un ventilador, el calefactor hace más ruido, aunque es absolutamente tolerable. Pero sí, una de las mejores características de los convectores eléctricos es que son sumamente silenciosos. A su vez, un convector tardará mucho más en producir calor, pues su mecanismo es más complejo y lento.

Por último, es necesario señalar que los calefactores eléctricos están más recomendados para calentar habitaciones o apartamentos pequeños, ya que el aire tiene menor alcance, aunque mucha mayor potencia. Si necesitas caldear tu casa o habitaciones más grandes, un convector podría cumplir esa tarea de manera más eficaz y específica.

Esperamos que con esta información tu panorama ahora sea mucho más claro, teniendo en cuenta que te mostramos las principales diferencias entre convector y calefactor.

Cada uno de ellos cuenta con sus ventajas y desventajas. Pero, lo que sí es seguro, es que son un artefacto indispensable para la vida en el hogar, por lo que no dejes de consultar en nuestra página sobre los últimos modelos, las mejores comparativas y ofertas.

A la hora de elegir un artefacto para calentar el hogar, normalmente eliges entre un convector o calefactor. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas, y, por supuesto, su elección está limitada de acuerdo a tus necesidades. Por ello, conocer las diferencias entre convector y calefactor te permitirá distinguir uno de otro, y elegir sabiamente cómo caldear tus ambientes, algo tan necesario para las épocas de bajas temperaturas.

Te aseguramos que al terminar de leer este artículo sabrás con certeza la información que necesitas de cada uno.

Primero lo primero: ¿qué es un calefactor?

Para poder aclararte las diferencias entre convector y calefactor, es conveniente definir de qué se trata cada uno.

En este caso, el calefactor eléctrico es un artefacto que, como su nombre lo indica, funciona a partir de una fuente de energía eléctrica. Suelen ser pequeños, y funcionan con un ventilador, que expulsa aire caliente para que rápidamente alcance toda la extensión del lugar a ambientar.

En otras palabras, los calefactores son máquinas colaboran en equilibrar la pérdida de calor entre un ambiente, logrando calentar las superficies en poco tiempo.

Los calefactores eléctricos producen el calor de forma inmediata y es una manera bastante sencilla y económica.

Ventajas de usar un calefactor de aire

Estos equipos resultan sumamente económicos y fáciles de usar. La mayoría de los calefactores eléctricos son portátiles, por lo que los puedes trasladar de un lugar a otro. Lógicamente, no requieren de ningún tipo de instalación, siendo la opción más sencilla si quieres calentar tu hogar.

Son sumamente potentes y realmente eficientes, pues toda la energía que consumen la transforman en calor. Son más recomendables para quienes necesiten calentar solo habitaciones, pues no funcionan como calefacción central. Además, son realmente muy fáciles de usar: solo tienes que apretar un botón y regular la intensidad de calor.

Ahora… ¿en qué consiste un convector?

Un convector es también un artefacto eléctrico pero que funciona de manera diferente al de un calefactor eléctrico. En este caso, los convectores producen calor a partir de calentar el aire en unas resistencias que funcionan también con energía eléctrica.

El aire caliente es expulsado en forma de “chorro” y se regula a partir de un termostato, por lo que cada usuario puede controlar que tanto calor quiere o necesita.

Su instalación debe ser fija, pues van apostados en una pared u otro espacio físico. Algunos funcionan con un turbo-ventilador para que al aire caliente circule mucho más rápido.

Ventajas del convector

Una de sus principales ventajas es su bajo consumo. Además, son relativamente baratos, y muy fáciles de conseguir en cualquier casa de electrodomésticos o productos para el hogar. Sobre todo para aquellos que están equipados con turbo-ventilador, es muy fácil calentar los ambientes.

Por otra parte, al igual que los calefactores eléctricos, no emiten gases de ningún tipo, por lo que son artefactos realmente seguros, con los cuales no será necesario tener ninguna ventana abierta, ni nada por el estilo.

La única desventaja que se puede nombrar, es que la gran mayoría requiere una instalación, que si bien puede ser mínima, no permite trasladar el convector de una habitación a otra.

Diferencias entre convector y calefactor

Ahora que ya sabes de qué se trata un calefactor eléctrico y un convector del mismo tipo, vale la pena mencionar las diferencias entre ellos. Principalmente, para que puedas hacer una elección inteligente sobre qué prefieres y/o necesitas:

La principal diferencia radica en la forma de producción del calor. Un calefactor eficiente tiene un ventilador incorporado, que se activa al momento en que el usuario lo enciende. Permiten regular la intensidad del flujo del aire y el nivel de calor que quieren propagar.

Por otra parte, como te señalamos más adelante, los convectores eléctricos calientan el aire del exterior, a partir de unas resistencias eléctricas que se encuentran en su interior.

Otra de sus diferencias, es el consumo energético. Si bien a nivel general, un convector o calefactor son equipos relativamente económicos, el calefactor consumirá mucha más energía. Al trabajar de manera distinta, el gasto energético del convector es menor, aunque, vale aclarar que un calefactor eléctrico calienta una habitación más rápido.

Por otra parte, el nivel de ruido que provoca cada uno es también una de las diferencias entre convector y calefactor. Al trabajar con un ventilador, el calefactor hace más ruido, aunque es absolutamente tolerable. Pero sí, una de las mejores características de los convectores eléctricos es que son sumamente silenciosos. A su vez, un convector tardará mucho más en producir calor, pues su mecanismo es más complejo y lento.

Por último, es necesario señalar que los calefactores eléctricos están más recomendados para calentar habitaciones o apartamentos pequeños, ya que el aire tiene menor alcance, aunque mucha mayor potencia. Si necesitas caldear tu casa o habitaciones más grandes, un convector podría cumplir esa tarea de manera más eficaz y específica.

Esperamos que con esta información tu panorama ahora sea mucho más claro, teniendo en cuenta que te mostramos las principales diferencias entre convector y calefactor.

Cada uno de ellos cuenta con sus ventajas y desventajas. Pero, lo que sí es seguro, es que son un artefacto indispensable para la vida en el hogar, por lo que no dejes de consultar en nuestra página sobre los últimos modelos, las mejores comparativas y ofertas.

En época de frío todos se preocupan por tener en casa un calefactor que permita mejorar la temperatura y así transformar el ambiente a uno más cálido y cómodo, pero ¿cuántos se preocupan por el tema del consumo eléctrico? Veamos cuánto consume un calefactor [2000 W].

No cabe duda de que existe una amplia gama de calefactores, son muy populares y tienen gran demanda en el mercado, si quieres comprar calefactor es ideal conocer qué tipo de calefactor conviene más y cuánto es el consumo total.

Cómo calcular cuánto consume un calefactor eléctrico

Antes de hacer el cálculo de cuánto consume un calefactor, es ideal tomar en cuenta algunas explicaciones, por ejemplo:

  • El kWh se trata de la medida que emplean las empresas eléctricas para medir el consumo de un electrodoméstico.
  • No importa el tipo de calefactor que utilices o que desees adquirir, la mayoría consumen lo mismo y casi todos tienen la misma potencia.
  • La potencia no tiene nada que ver con su funcionamiento, puede que tenga más kWh pero el calor que genera puede ser el mismo.
  • Es indispensable que todos los calefactores, sin importar la marca cuenten con termostato.

Existen muchos tipos de calefactores, los puedes conseguir de aceite, con estufas eléctricas, sin emisores, con calentadores o sin aceites, aquí lo importante es que todos ellos presentan igual cantidad de calor y el mismo rendimiento. Lo que se quiere decir es que importa muy poco el combustible que utilice y algunos elementos que traiga consigo.

Hay que dejar bien claro que un calefactor de 2000 W no es de bajo consumo. Por el contrario, un mini calefactor no supone problema, porque su potencia es de 700 W a 900 W.

Pero, cuando se trata de aquellos cuya potencia es de 2000 W puede agregarle un plus enorme, es lo equivalente a tener 20 bombillos encendidos las 24 horas.

Así que los calefactores de 2000 W no pueden ser vistos o instalados como si fueran de consumo mínimo, realmente pueden aumentar el costos de la facturación eléctrica mensual.

Calefactores de bajo consumo

Si estás buscando un calefactor de pared, de coche o de calefactor de baño y quieres que sea de bajo consumo para que no aumente exorbitantemente el pago final de la factura, lo que tienes que hace es calcular la potencia exacta que necesitas.

Cálculo de potencia

Para una habitación pequeña y que está aislada, solo necesitas un calefactor de 900 w máximo de 1000 W, una vez que pasas esta potencia puede ocasionar que tengas que pagar mucho dinero a final de mes.

¿Qué significa la potencia?

La potencia se refiere a la capacidad del producto. En este caso, se habla de la capacidad del calefactor de conseguir el máximo rendimiento. Como resultado, mientras más potencia quieras generar, o comprar un aparato que la proporcione, mayor puede ser el consumo de kWh, sobre todo cuando se trata de un calefactor eléctrico.

Lo anterior quiere decir que, se verá un aumento en tu factura final del consumo del servicio. Por ello, es vital que tengas en cuenta las medidas o metros cuadrados de tu espacio para instalar un calefactor de bajo consumo, cuya potencia no genere un plus en al pago final de mes.

Cálculo del consumo de electrodomésticos

A la hora de calcular el consumo de los electrodomésticos, no solo debes tomar como referencia la potencia instalada de consumo de tu calefactor. Sino, que intervienen otros productos como las estufas eléctricas, las luces, los televisores y todos los electrodomésticos cuyo combustible sea la energía eléctrica.

Lo que debe estar claro, es que no se trata de la constancia del uso del artefacto lo que genera el cargo en la factura de cada mes. En este caso, la potencia empleada será cobrada así se use o no el artefacto, no importa si es primavera o verano, siempre notarás un costo adicional según la potencia que se requiera.

¿Cuál es la potencia es recomendada para un calefactor?

Para determinar cuál es la potencia que se necesita para tener un calefactor más eficiente, es conveniente que hagas algunos cálculos con respecto al metro cuadrado de tu espacio. En este caso, el techo interviene de manera importante.

Así que, para un techo de 2,5 metros tiene que tener a tu disposición 80 W por cada metro cuadrado; esto, es cuando se trata de las habitaciones aisladas. En los casos contrarios, la potencia puede llegar a elevarse a 100 W.

Tipos de calefactor y su consumo

Calefactor para baños

La potencia que se necesita no suele ser muy elevada, por ello la mayoría de calefactor de baño puede tener un gasto de 800 W, lo que se traduce en bajo consumo.

Calefactor para las ventanas

Puede tratarse de un tipo de calefactor de moderado consumo porque la mayoría pasa de 1000 W. De manera que, genera un gran gasto que puede aumentar hasta el 50% requiriendo que tengas que pagar mucho más.

Calefactor de aire

Aunque todo depende del área y sus metros cuadrados, pueden existir modelos de calefactor de aire fabricados especialmente de bajo consumo. Sin embargo, la mayoría cuenta con un consumo de 1000 W, en promedio, aunque pueden llegar a 2000 W, lo que no es recomendable si buscas disminuir el monto de tu factura eléctrica.

Calefactor para pared

Existen muchos diseños de calefactor pared, son compactos pero su consumo es de moderado a alto, en vista de que tienen una potencia de 2000 W.

Marcas de bajo consumo recomendadas

Hay que destacar que el mercado está repleto de opciones de calefactor eléctrico Amazon que pueden brindar una gran potencia así como funcionamiento.

Por lo que es conveniente comentar algunos que pueden funcionar de maravilla dependiendo de los metros de cuadrado de tu espacio, así que a continuación algunas alternativas:

  • Calefactor Orbegozo CR 5016z: tienen un increíble diseño totalmente compacto y cuenta con potencia de 750 W a 1500 W, teniendo un bajo consumo y sobre todo que se trata de un calefactor silencioso.
  • Orbegozo SP 5020: con diseño Split, posee doble potencia de funcionamiento, por lo que cuenta con 1000 W y 2000 W. Su consumo es totalmente bajo.
  • Tristar KA-5039: se trata un calefactor que menos consume y que ha logrado tener un gran éxito en el mercado convirtiéndose en la más vendida. Su potencia es de 1000 W y 2000 W.

En época de frío todos se preocupan por tener en casa un calefactor que permita mejorar la temperatura y así transformar el ambiente a uno más cálido y cómodo, pero ¿cuántos se preocupan por el tema del consumo eléctrico? Veamos cuánto consume un calefactor [2000 W].

No cabe duda de que existe una amplia gama de calefactores, son muy populares y tienen gran demanda en el mercado, si quieres comprar calefactor es ideal conocer qué tipo de calefactor conviene más y cuánto es el consumo total.

Cómo calcular cuánto consume un calefactor eléctrico

Antes de hacer el cálculo de cuánto consume un calefactor, es ideal tomar en cuenta algunas explicaciones, por ejemplo:

  • El kWh se trata de la medida que emplean las empresas eléctricas para medir el consumo de un electrodoméstico.
  • No importa el tipo de calefactor que utilices o que desees adquirir, la mayoría consumen lo mismo y casi todos tienen la misma potencia.
  • La potencia no tiene nada que ver con su funcionamiento, puede que tenga más kWh pero el calor que genera puede ser el mismo.
  • Es indispensable que todos los calefactores, sin importar la marca cuenten con termostato.

Existen muchos tipos de calefactores, los puedes conseguir de aceite, con estufas eléctricas, sin emisores, con calentadores o sin aceites, aquí lo importante es que todos ellos presentan igual cantidad de calor y el mismo rendimiento. Lo que se quiere decir es que importa muy poco el combustible que utilice y algunos elementos que traiga consigo.

Hay que dejar bien claro que un calefactor de 2000 W no es de bajo consumo. Por el contrario, un mini calefactor no supone problema, porque su potencia es de 700 W a 900 W.

Pero, cuando se trata de aquellos cuya potencia es de 2000 W puede agregarle un plus enorme, es lo equivalente a tener 20 bombillos encendidos las 24 horas.

Así que los calefactores de 2000 W no pueden ser vistos o instalados como si fueran de consumo mínimo, realmente pueden aumentar el costos de la facturación eléctrica mensual.

Calefactores de bajo consumo

Si estás buscando un calefactor de pared, de coche o de calefactor de baño y quieres que sea de bajo consumo para que no aumente exorbitantemente el pago final de la factura, lo que tienes que hace es calcular la potencia exacta que necesitas.

Cálculo de potencia

Para una habitación pequeña y que está aislada, solo necesitas un calefactor de 900 w máximo de 1000 W, una vez que pasas esta potencia puede ocasionar que tengas que pagar mucho dinero a final de mes.

¿Qué significa la potencia?

La potencia se refiere a la capacidad del producto. En este caso, se habla de la capacidad del calefactor de conseguir el máximo rendimiento. Como resultado, mientras más potencia quieras generar, o comprar un aparato que la proporcione, mayor puede ser el consumo de kWh, sobre todo cuando se trata de un calefactor eléctrico.

Lo anterior quiere decir que, se verá un aumento en tu factura final del consumo del servicio. Por ello, es vital que tengas en cuenta las medidas o metros cuadrados de tu espacio para instalar un calefactor de bajo consumo, cuya potencia no genere un plus en al pago final de mes.

Cálculo del consumo de electrodomésticos

A la hora de calcular el consumo de los electrodomésticos, no solo debes tomar como referencia la potencia instalada de consumo de tu calefactor. Sino, que intervienen otros productos como las estufas eléctricas, las luces, los televisores y todos los electrodomésticos cuyo combustible sea la energía eléctrica.

Lo que debe estar claro, es que no se trata de la constancia del uso del artefacto lo que genera el cargo en la factura de cada mes. En este caso, la potencia empleada será cobrada así se use o no el artefacto, no importa si es primavera o verano, siempre notarás un costo adicional según la potencia que se requiera.

¿Cuál es la potencia es recomendada para un calefactor?

Para determinar cuál es la potencia que se necesita para tener un calefactor más eficiente, es conveniente que hagas algunos cálculos con respecto al metro cuadrado de tu espacio. En este caso, el techo interviene de manera importante.

Así que, para un techo de 2,5 metros tiene que tener a tu disposición 80 W por cada metro cuadrado; esto, es cuando se trata de las habitaciones aisladas. En los casos contrarios, la potencia puede llegar a elevarse a 100 W.

Tipos de calefactor y su consumo

Calefactor para baños

La potencia que se necesita no suele ser muy elevada, por ello la mayoría de calefactor de baño puede tener un gasto de 800 W, lo que se traduce en bajo consumo.

Calefactor para las ventanas

Puede tratarse de un tipo de calefactor de moderado consumo porque la mayoría pasa de 1000 W. De manera que, genera un gran gasto que puede aumentar hasta el 50% requiriendo que tengas que pagar mucho más.

Calefactor de aire

Aunque todo depende del área y sus metros cuadrados, pueden existir modelos de calefactor de aire fabricados especialmente de bajo consumo. Sin embargo, la mayoría cuenta con un consumo de 1000 W, en promedio, aunque pueden llegar a 2000 W, lo que no es recomendable si buscas disminuir el monto de tu factura eléctrica.

Calefactor para pared

Existen muchos diseños de calefactor pared, son compactos pero su consumo es de moderado a alto, en vista de que tienen una potencia de 2000 W.

Marcas de bajo consumo recomendadas

Hay que destacar que el mercado está repleto de opciones de calefactor eléctrico Amazon que pueden brindar una gran potencia así como funcionamiento.

Por lo que es conveniente comentar algunos que pueden funcionar de maravilla dependiendo de los metros de cuadrado de tu espacio, así que a continuación algunas alternativas:

  • Calefactor Orbegozo CR 5016z: tienen un increíble diseño totalmente compacto y cuenta con potencia de 750 W a 1500 W, teniendo un bajo consumo y sobre todo que se trata de un calefactor silencioso.
  • Orbegozo SP 5020: con diseño Split, posee doble potencia de funcionamiento, por lo que cuenta con 1000 W y 2000 W. Su consumo es totalmente bajo.
  • Tristar KA-5039: se trata un calefactor que menos consume y que ha logrado tener un gran éxito en el mercado convirtiéndose en la más vendida. Su potencia es de 1000 W y 2000 W.

Cuando llega el invierno y las temperaturas bajan, es fundamental poder controlarlas. Gracias a los avances tecnológicos y la creación del cable calefactor, es posible disfrutar de una temperatura adecuada en los momentos de frío invernal.

Un sistema sencillo de aplicar y muy práctico, con distintos fines, que permite realizar todas las actividades diarias a pesar de las grandes heladas.

¿Qué es un cable calefactor?

El cable calefactor es un sistema de calefacción de alta tecnología, con la que es posible lograr ambientes con temperaturas uniformes, hasta en las heladas más fuertes.

Se trata de cables con aislamiento de elevada resistencia, con un núcleo que se compone de un sistema de resistencias eléctricas de tipo lineal. La cual se ha de calentar de forma constante, mientras que la corriente les atraviesa.

Estos pueden ser usados con distintos fines. Por ello para cada fin, existe un cable calefactor específico. No es lo mismo uno para invernaderos, que uno para losa radiante.

Cada uno cuenta con una resistencia y una longitud acorde a la potencia por cada metro de cable necesario, que pueda brindar de forma correcta el nivel de calor y de temperatura que sea necesaria para tal fin.

Sin embargo, todo cable calefactor tiene básicamente la misma función. Mantener la temperatura adecuada en un ambiente específico, y proporcionar comodidad a los usuarios. Además, todos se fabrican en materiales aislantes, muy resistentes, con alta flexibilidad y gran durabilidad. Los cuales permiten que dichos cables se adapten a diferentes situaciones y, se mantengan intactos con el paso del tiempo.

Tipos de cables calefactores

Cable calefactor autorregulable

Este tipo de calefacción eléctrica se utiliza generalmente en depósitos de almacenaje de fluidos de producción, para evitar la pérdida de calor. Así como en lugares públicos, evitando la acumulación de hielo o nieve. Disminuyendo así, el riesgo de accidentes y el daño en las infraestructuras.

Este sistema eléctrico de calefacción, se activa y desactiva de forma automática. Esto, ocurre en el momento que la temperatura límite establecida es superada, sin que se deba usar un elemento controlador, como el termostato.

Este tipo de cable se compone de dos conductores de cobre, un núcleo conductor, un aislamiento del núcleo, una trenza de cobre y una funda o cobertura exterior.

Funcionamiento

Las partículas de grafito permite la conexión en paralelo de los conductores de cobre. Cuando el cable se encuentra frío, el núcleo conductor se contrae de forma microscópica, formando una gran variedad de contactos de tipo eléctrico entre las pequeñas partículas de grafito.

Al pasar la corriente eléctrica, se produce calor, y el núcleo conductor se dilata, lo que hace que muchos de los contactos de las partículas de grafito se rompan. De forma que, la resistencia eléctrica aumenta y se reduce la producción de la energía; logrando en un punto el equilibrio adecuado entre la pérdida térmica del exterior de las tuberías y la potencia que el este produce.

Este tipo de cable calefactor puede ser cortado de acuerdo a las necesidades de espacio, a diferencia de lo que ocurre con el cable de potencia constante

En este caso el termostato puede ser utilizado para controlar el consume de energía, que es utilizado en el sistema de calefacción.

Cable calefactor con potencia constante

Ese tipo de cable ofrece una temperatura de forma constante, sin importar la temperatura necesaria. Por ello, este debe ser conectado a un termostato o sistema que controle la temperatura proporcionada.

Funcionamiento

Este cable se conforma por un cable que conduce el calor y dos cables que funcionan como conductores eléctricos, los cuales deben estar separados. El cable que conduce el calor, se enrolla en forma de espiral, contorneando ambos cables de conducción eléctrica; y aproximadamente a cada metro de distancia hace contacto de manera alterna con ellos.

De esta forma crea una resistencia en paralelo que se alimenta por los cables conductores, por medio de los puntos en donde se hace el contacto. Al momento que se crea la tensión en los cables conductores, estos la pasan al cable conductor de calor, el cual va a recibir el mismo nivel de tensión en cada uno de los segmentos, de manera que la potencia se recibe en cada metro lineal de forma constante.

Aplicaciones de los cables calefactores

Las aplicaciones que se les puede dar a un cable calefactor son muy diversas. Estos pueden se pueden utlizar tanto en espacios internos como en exteriores.

Cable calefactor para pisos o suelos radiantes eléctricos

Este tipo de sistema de calefacción, es conocido como hilo radiante. Consiste en un cable de alta resistencia y muy flexible, que se instala debajo de la losa. Esto, con la finalidad de mantener una temperatura constante en toda la superficie.

Este cable calefactor para losa radiante, se integra en el suelo, de manera que se produzca una emisión de calor por medio de la radiación emitida. Este, cuenta con termostato, lo que indica que el usuario puede mantener la regulación permanente de la temperatura, de acuerdo a sus necesidades.

Cable calefactor para tuberías

Este sistema eléctrico de calefacción, es conocido como traceado de tuberías. La finalidad del mismo, es controlar la temperatura de los fluidos circulantes en una red extensa de tuberías, evitando la pérdida de calor en los diferentes fluidos. Evitando así, que dichos fluidos se solidifiquen por las heladas invernales, alterando sus características propias y las características de las infraestructuras.

Este cable calefactor con termostato, suele instalarse a la par de la tubería, con la finalidad de transmitir la energía calórica que obtiene de la corriente eléctrica. El termostato permite que el usuario sea capaz de controlar y ajustar la temperatura que considere pertinente.

Cable calefactor para azoteas y tejados

Este sistema eléctrico de calefacción, consiste en un cable de elevada resistencia a la intemperie, que se instala en la superficie de las azoteas o tejados. Esto, con la finalidad de que la nieve o el hielo no se acumulen y ocasionen daños en la infraestructura; además de evitar el paso de bajas temperaturas al interior de las edificaciones.

Cable calefactor para el deshielo de rampas

Este tipo de calefacción eléctrica, es similar cable calefactor para losa radiante. Pero, está diseñado para ser empleado en exteriores y sitios públicos, con el fin de evitar la acumulación de hielo o de nieve en los lugares en donde los vehículos debe ser extraídos (rampas, terrazas, accesos, etc.). Con ello, se disminuyen los riesgos de accidentes en las vías públicas y se evita que se deterioren las infraestructuras.

Este cable calefactor suele ser muy flexible, fácil de colocar y de gran resistencia. Siendo capaz de soportar grandes cambios de temperatura y mantenerse en correctas condiciones, con el paso del tiempo. Es un sistema que se controla por medio de una centralita, que se conecta.

Para depósitos

Dicho cable calefactor, está diseñado para evitar que los fluidos contenidos en los depósitos de almacenaje pierdan el calor necesario para conservar sus características. Esto, puede ocurrir por las bajas temperaturas en las heladas invernales.

Este, se instala en la superficie externa del depósito, con la ayuda de unas guías de anclaje y unos flejes, que permiten su correcta fijación, y evitan que el mismo se desplace por la superficie. La temperatura la puede controlar el usuario, gracias a que es un cable calefactor con termostato; que permite ser ajustado de acuerdo a las necesidades del fluido contenido. Además, del control de energía que se consume.

Para desagües y canelones

En este caso el cable se utiliza en los desagües, los canelones y bajantes de las edificaciones, con la finalidad de evitar que la nieve y el hielo se acumulen y ocasionen daños en las estructuras. Por su lugar de colocación, el cable está diseñado en material de gran resistencia y duradero en el tiempo.

Este sistema eléctrico de calefacción, cuenta con un sensor que es capaz de detectar la temperatura del medio ambiente, gracias a una sonda de humedad, logrando estabilizar la temperatura, evitando que el agua se solidifique y se deposite en el lugar.

Para invernaderos

Este tipo de calefacción eléctrica, se utiliza en los invernaderos con el fin de mantener la temperatura óptima en los semilleros o en los viveros, durante la época de invierno. Evitando así, la pérdida de la producción por las bajas temperaturas, que muchos cultivos no resisten.

Este tipo de calefacción permite la creación de microclimas ajustados a las necesidades de las diferentes especies de plantas, favoreciendo la germinación y el crecimiento adecuado.

Este tipo de calefacción es la misma que se busca con el cable calefactor para terrarios, con los que se busca conseguir la temperatura acorde para las especies animales que requieren calor constante. Al igual que el cable calefactor sumergible, el cual se utiliza en los acuarios.

Básicamente, la tecnología, la longitud y el tipo de cable calefactor requerido dependerá del fin que desee darle el usuario. Esperamos que esta guía haya sido de utilidad para conocer un poco más acerca del cable calefactor, y los beneficios que tiene su instalación en los diferentes espacios.

En el siguiente video demostrativo, se pueden observar algunas de las aplicaciones del cable calefactor

Cuando llega el invierno y las temperaturas bajan, es fundamental poder controlarlas. Gracias a los avances tecnológicos y la creación del cable calefactor, es posible disfrutar de una temperatura adecuada en los momentos de frío invernal.

Un sistema sencillo de aplicar y muy práctico, con distintos fines, que permite realizar todas las actividades diarias a pesar de las grandes heladas.

¿Qué es un cable calefactor?

El cable calefactor es un sistema de calefacción de alta tecnología, con la que es posible lograr ambientes con temperaturas uniformes, hasta en las heladas más fuertes.

Se trata de cables con aislamiento de elevada resistencia, con un núcleo que se compone de un sistema de resistencias eléctricas de tipo lineal. La cual se ha de calentar de forma constante, mientras que la corriente les atraviesa.

Estos pueden ser usados con distintos fines. Por ello para cada fin, existe un cable calefactor específico. No es lo mismo uno para invernaderos, que uno para losa radiante.

Cada uno cuenta con una resistencia y una longitud acorde a la potencia por cada metro de cable necesario, que pueda brindar de forma correcta el nivel de calor y de temperatura que sea necesaria para tal fin.

Sin embargo, todo cable calefactor tiene básicamente la misma función. Mantener la temperatura adecuada en un ambiente específico, y proporcionar comodidad a los usuarios. Además, todos se fabrican en materiales aislantes, muy resistentes, con alta flexibilidad y gran durabilidad. Los cuales permiten que dichos cables se adapten a diferentes situaciones y, se mantengan intactos con el paso del tiempo.

Tipos de cables calefactores

Cable calefactor autorregulable

Este tipo de calefacción eléctrica se utiliza generalmente en depósitos de almacenaje de fluidos de producción, para evitar la pérdida de calor. Así como en lugares públicos, evitando la acumulación de hielo o nieve. Disminuyendo así, el riesgo de accidentes y el daño en las infraestructuras.

Este sistema eléctrico de calefacción, se activa y desactiva de forma automática. Esto, ocurre en el momento que la temperatura límite establecida es superada, sin que se deba usar un elemento controlador, como el termostato.

Este tipo de cable se compone de dos conductores de cobre, un núcleo conductor, un aislamiento del núcleo, una trenza de cobre y una funda o cobertura exterior.

Funcionamiento

Las partículas de grafito permite la conexión en paralelo de los conductores de cobre. Cuando el cable se encuentra frío, el núcleo conductor se contrae de forma microscópica, formando una gran variedad de contactos de tipo eléctrico entre las pequeñas partículas de grafito.

Al pasar la corriente eléctrica, se produce calor, y el núcleo conductor se dilata, lo que hace que muchos de los contactos de las partículas de grafito se rompan. De forma que, la resistencia eléctrica aumenta y se reduce la producción de la energía; logrando en un punto el equilibrio adecuado entre la pérdida térmica del exterior de las tuberías y la potencia que el este produce.

Este tipo de cable calefactor puede ser cortado de acuerdo a las necesidades de espacio, a diferencia de lo que ocurre con el cable de potencia constante

En este caso el termostato puede ser utilizado para controlar el consume de energía, que es utilizado en el sistema de calefacción.

Cable calefactor con potencia constante

Ese tipo de cable ofrece una temperatura de forma constante, sin importar la temperatura necesaria. Por ello, este debe ser conectado a un termostato o sistema que controle la temperatura proporcionada.

Funcionamiento

Este cable se conforma por un cable que conduce el calor y dos cables que funcionan como conductores eléctricos, los cuales deben estar separados. El cable que conduce el calor, se enrolla en forma de espiral, contorneando ambos cables de conducción eléctrica; y aproximadamente a cada metro de distancia hace contacto de manera alterna con ellos.

De esta forma crea una resistencia en paralelo que se alimenta por los cables conductores, por medio de los puntos en donde se hace el contacto. Al momento que se crea la tensión en los cables conductores, estos la pasan al cable conductor de calor, el cual va a recibir el mismo nivel de tensión en cada uno de los segmentos, de manera que la potencia se recibe en cada metro lineal de forma constante.

Aplicaciones de los cables calefactores

Las aplicaciones que se les puede dar a un cable calefactor son muy diversas. Estos pueden se pueden utlizar tanto en espacios internos como en exteriores.

Cable calefactor para pisos o suelos radiantes eléctricos

Este tipo de sistema de calefacción, es conocido como hilo radiante. Consiste en un cable de alta resistencia y muy flexible, que se instala debajo de la losa. Esto, con la finalidad de mantener una temperatura constante en toda la superficie.

Este cable calefactor para losa radiante, se integra en el suelo, de manera que se produzca una emisión de calor por medio de la radiación emitida. Este, cuenta con termostato, lo que indica que el usuario puede mantener la regulación permanente de la temperatura, de acuerdo a sus necesidades.

Cable calefactor para tuberías

Este sistema eléctrico de calefacción, es conocido como traceado de tuberías. La finalidad del mismo, es controlar la temperatura de los fluidos circulantes en una red extensa de tuberías, evitando la pérdida de calor en los diferentes fluidos. Evitando así, que dichos fluidos se solidifiquen por las heladas invernales, alterando sus características propias y las características de las infraestructuras.

Este cable calefactor con termostato, suele instalarse a la par de la tubería, con la finalidad de transmitir la energía calórica que obtiene de la corriente eléctrica. El termostato permite que el usuario sea capaz de controlar y ajustar la temperatura que considere pertinente.

Cable calefactor para azoteas y tejados

Este sistema eléctrico de calefacción, consiste en un cable de elevada resistencia a la intemperie, que se instala en la superficie de las azoteas o tejados. Esto, con la finalidad de que la nieve o el hielo no se acumulen y ocasionen daños en la infraestructura; además de evitar el paso de bajas temperaturas al interior de las edificaciones.

Cable calefactor para el deshielo de rampas

Este tipo de calefacción eléctrica, es similar cable calefactor para losa radiante. Pero, está diseñado para ser empleado en exteriores y sitios públicos, con el fin de evitar la acumulación de hielo o de nieve en los lugares en donde los vehículos debe ser extraídos (rampas, terrazas, accesos, etc.). Con ello, se disminuyen los riesgos de accidentes en las vías públicas y se evita que se deterioren las infraestructuras.

Este cable calefactor suele ser muy flexible, fácil de colocar y de gran resistencia. Siendo capaz de soportar grandes cambios de temperatura y mantenerse en correctas condiciones, con el paso del tiempo. Es un sistema que se controla por medio de una centralita, que se conecta.

Para depósitos

Dicho cable calefactor, está diseñado para evitar que los fluidos contenidos en los depósitos de almacenaje pierdan el calor necesario para conservar sus características. Esto, puede ocurrir por las bajas temperaturas en las heladas invernales.

Este, se instala en la superficie externa del depósito, con la ayuda de unas guías de anclaje y unos flejes, que permiten su correcta fijación, y evitan que el mismo se desplace por la superficie. La temperatura la puede controlar el usuario, gracias a que es un cable calefactor con termostato; que permite ser ajustado de acuerdo a las necesidades del fluido contenido. Además, del control de energía que se consume.

Para desagües y canelones

En este caso el cable se utiliza en los desagües, los canelones y bajantes de las edificaciones, con la finalidad de evitar que la nieve y el hielo se acumulen y ocasionen daños en las estructuras. Por su lugar de colocación, el cable está diseñado en material de gran resistencia y duradero en el tiempo.

Este sistema eléctrico de calefacción, cuenta con un sensor que es capaz de detectar la temperatura del medio ambiente, gracias a una sonda de humedad, logrando estabilizar la temperatura, evitando que el agua se solidifique y se deposite en el lugar.

Para invernaderos

Este tipo de calefacción eléctrica, se utiliza en los invernaderos con el fin de mantener la temperatura óptima en los semilleros o en los viveros, durante la época de invierno. Evitando así, la pérdida de la producción por las bajas temperaturas, que muchos cultivos no resisten.

Este tipo de calefacción permite la creación de microclimas ajustados a las necesidades de las diferentes especies de plantas, favoreciendo la germinación y el crecimiento adecuado.

Este tipo de calefacción es la misma que se busca con el cable calefactor para terrarios, con los que se busca conseguir la temperatura acorde para las especies animales que requieren calor constante. Al igual que el cable calefactor sumergible, el cual se utiliza en los acuarios.

Básicamente, la tecnología, la longitud y el tipo de cable calefactor requerido dependerá del fin que desee darle el usuario. Esperamos que esta guía haya sido de utilidad para conocer un poco más acerca del cable calefactor, y los beneficios que tiene su instalación en los diferentes espacios.

En el siguiente video demostrativo, se pueden observar algunas de las aplicaciones del cable calefactor